Es una radiografía de cráneo tomada en proyección lateral. Se llama “tele” simplemente porque se realiza desde una fuente de rayos X más alejada de lo habitual (en torno a 2 metros del paciente), con el fin de minimizar la distorsión de las estructuras craneales en la imagen radiográfica.